La presencia de estanques y fuentes en jardines se remontan a épocas inmemorables. En la antigüedad su uso respondía a la necesidad de abastecimiento de agua.

También podemos ahorrar más del 50% del agua de riego si recuperamos el agua de lluvia.