La apariencia natural y el agradable tacto de sus filamentos son dos características imprescindibles a la hora de escoger un césped artificial, si además podemos tener un césped de alta tecnología con “memoria a la pisada” destacable por su casi inmediata recuperación, obtenemos un producto perfectamente adaptable a la evidente falta de agua de riego que tanto preocupa en la actualidad.

Como complementos imprescindibles al césped artificial debemos mencionar los materiales para lastre tales como arena de sílice, volcánica y arenas de sílice coloreadas imprescindibles a la hora de dar un perfecto acabado a la instalación, igual de necesarios son la cinta de colocación y colas bicomponentes que aseguran una correcta fijación.