Las cubiertas verdes dan respuesta a los espacios verdes ubicados sobre construcciones, con unos requisitos de mantenimiento similares a los espacios verdes implantados sobre suelo.

Estas cubiertas verdes pueden incorporarse en distintos tipos de proyectos de ajardinamiento entre los que se encuentran los siguientes ámbitos:

• Azoteas y tejados planos o inclinados de viviendas y de edificios públicos.

• Cubiertas de garajes subterráneos y construcciones afines.

• Cubiertas sobre losas en obras lineales.

• Cubiertas de integración con el paisaje circundante para reducir el impacto de las zonas construidas y en zonas naturales.

• Corredores vegetales.

Las cubiertas verdes se dividen en tres tipos diferentes, en función de los usos, de la vegetación y de los requisitos de mantenimiento, factores que inciden en su construcción y de los métodos utilizados para su realización.