Colocación de Mampostería

Colocación de Mampostería 2018-11-14T09:02:19+00:00

HISTORIA

COLOCACIÓN DE ADOQUINES

COLOCACIÓN DE MAMPOSTERÍA

OBRAS REALIZADAS

PÍDENOS PRESUPUESTO

COLOCACIÓN DE MAMPOSTERÍA

Se llama mampostería (en latín: manus-positus, ‘mano-poner’) al sistema tradicional de construcción que consiste en erigir muros y paramentos mediante la colocación manual de los elementos o los materiales que los componen (denominados mampuestos), que pueden caracterizarse por estar sin labrar (o con una labra muy tosca).

Este sistema permite una reducción en los desperdicios de los materiales empleados y genera fachadas portantes; es apta para construcciones en alturas grandes. La mayor parte de la construcción es estructural.

En la actualidad, para unir las piezas se utiliza generalmente una argamasa o mortero de cemento, cal y arena con la adición de una cantidad conveniente de agua o un mortero de cemento de albañilería (que se fabrica a base del residuo del cemento), y arena con la adición de una cantidad conveniente de agua. Antiguamente se utilizaba también el barro, al cual se le añadían otros elementos naturales como paja o materiales orgánicos.

TIPOS DE MAMPOSTERÍA

Mampostería en seco

La construcción con mampostería en seco (sin cementos ni argamasas) conforma, sin duda, uno de los ejemplos de técnicas más antiguas de relacionarse con la vida tradicional y con el medio para la creación de su paisaje.

Cuando los mampuestos o piedras están colocadas sin el uso de ningún material de unión, a esta técnica la llamamos mampostería de piedra en seco, muros secos o muros de cuerda seca. Es el método de construcción más antiguo de construcción en piedra y todavía podemos verla en muchas zonas rurales de nuestro país: en muros de contención de tierras, para marcar los márgenes de los campos, cabañas y refugios, corrales de ganado, etc…

Actualmente, esta técnica se utiliza mucho en la conservación patrimonial y rehabilitación.

Mampostería ordinaria

En la mampostería ordinaria, el mampostero o albañil va apilando las piedras o mampuestos de una en una y de forma estable, para después fijarlas entre ellas y estabilizarlas con algún tipo de material húmedo tipo morteros de arena y cemento o la argamasa. En la antigüedad, se utilizaban también el barro, la paja o materiales orgánicos.

Al disponer de un elemento fijador como el cemento o argamasa, nos permite construir con más rapidez y el aprovechamiento de muchas más piedras.

Es el método más utilizado en la actualidad, ya que permite un rendimiento más elevado y una construcción en menos tiempo.

Mampostería concertada

Se denomina de esta manera cuando los elementos mampuestos son  colocados de forma poligonal consiguiendo que sus caras estén una en la otra o juntas.  El propósito es que la parte superior de la construcción tenga un aspecto más o menos plano y de forma regular según los materiales utilizados. 

Cuando utilizamos bloques de grandes dimensiones y de forma poligonal se denomina Sillería. En este último tipo de construcción se requiere menos cantidad de cemento o argamasa, ya que el peso de los elementos constructivos favorece el esfuerzo del muro por gravedad. Se ha utilizado desde la antigüedad para la construcción de obras de gran envergadura.

Haz clic aquí para ver toda nuestra gama de mampostería