Os presentamos a Laura Mascaró, técnica de compras y colaboradora del equipo de Bruc Jardí desde hace más de 20 años.

Ha sabido evolucionar a lo largo de estos años, adaptándose admirablemente a diferentes puestos dentro de la empresa, hasta llegar a su puesto actual, tan delicado como imprescindible, en el departamento de compras.

Laura es un camaleón, capaz de hacer de todo, adaptándose a cualquier situación, desde malabares con las llamadas de la centralita cuando se le necesita, hasta negociar grandes contratos con nuestros proveedores internacionales, ¡y todo sin pestañear!

¿Cuántos años llevas trabajando en Bruc Jardí? 

Pues llevo trabajando aquí unos 20 años, ¡media vida! empecé con 20 años, recién llegada de pasar un año estudiando y titulándome en Inglaterra, y Bruc Jardí me abrió las puertas al mundo laboral, cuando en aquella época nadie quería contratar a los jóvenes sin experiencia laboral.

Poco a poco he ido aprendiendo y creciendo como persona y como profesional en Bruc Jardí.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en Bruc Jardí? 

Pues quizás lo que más me gusta de trabajar en Bruc Jardí es la flexibilidad que tengo para compaginar mi trabajo con mi vida familiar. Soy mamá de un niño y una niña, y para una madre es muy importante poder cuidar de sus hijos y Bruc Jardí me ha dado la oportunidad y la flexibilidad para poder hacerme cargo de mis hijos y trabajar.

¿Nos podrías explicar alguna anécdota divertida que hayas vivido en Bruc Jardí? 

Pues hará unos 11 o 12 años, fuimos a visitar una feria de materiales para jardinería en Xiamen, China y a nuestra vuelta, uno de los proveedores que habíamos visitado nos mandó una foto del periódico que hablaba de la gran cantidad de visitas recibidas en la feria y la foto de portada éramos nosotros.

¿Qué es para ti Bruc Jardí? 

Bruc Jardí es para mí como mi segunda casa, en tantos años aquí he pasado momentos muy bonitos y otros que no lo han sido tanto, pero las personas que me rodean a diario hacen que sea agradable venir a trabajar cada día y he tenido también un gran apoyo cuando lo he necesitado.

Si fueras un elemento del jardín… ¿Qué serías y por qué? 

Si fuera un elemento de jardín sería una fuente, me encanta el sonido del agua y le da frescura a un jardín. Normalmente los materiales de jardinería son productos inertes que no tienen vida ni movimiento, pero el agua es vida, se mueve, tiene sonido….